La frontera y la eterna espera

Justo antes de que se eliminen las restricciones fronterizas hablamos con un abogado de inmigración y un activista que nos muestran la realidad migrante en Arizona y Sonora.

¡Hola! ¿Cómo estás? Hoy te saludos desde Filadelfia, mientras comparto con mis colegas periodistas en la convención de ONA y es fascinante ver qué tan poco se sabe acá de lo que vivimos allá, en el sur de Estados Unidos y el norte de México.

Por eso creo que es muy importante que hoy retomemos el tema de la frontera, sus migrantes, el asilo y la realidad que se vive cerca del mundo, justo antes de que se eliminen las restricciones fronterizas.

Acá te traemos un resumen de lo que platicamos con un abogado de inmigración y un activista que trabajan muy de cerca con los solicitantes de asilo… de pilón, información importante del Virus del Nilo en Arizona.

Te mando un apapacho,

Maritza L. Félix

Fundadora de Conecta Arizona

Fotos: Facebook Iniciativa Kino


Pedidos de asilo en Estados Unidos: estiman que sólo lo obtienen el 5% de los inmigrantes de Haití que lo solicitan

Por: Gustavo Guirado

Los inmigrantes de Haití que llegan a la frontera de Estados Unidos con México para pedir asilo e ingresar a territorio estadounidense están siendo deportados “masivamente” y solo alrededor del 5 por ciento de quienes presentan esa petición obtienen un resultado favorable por parte de la Administración Biden. “En los últimos 20 años no hemos visto algo como lo que estamos viendo en este momento en cuanto a la cantidad de inmigrantes que están llegando a la frontera buscando asilo político”, afirmó el abogado Yasser Sánchez, especialista en inmigración.

En declaraciones a La Hora del Cafecito, el programa de radio de Conecta Arizona, Sánchez analizó la crisis que se vive en la frontera con la llegada de miles de inmigrantes haitianos que huyen de su país a causa de la pobreza, los desastres naturales y la inestabilidad política, en busca de una nueva vida en Estados Unidos. La llegada se produce en caravanas, a pie o por cualquier medio de transporte, en una travesía que los lleva por todo México hasta la frontera norte, donde son expulsados y deportados, o donde quedan meses varados a la espera de que Estados Unidos resuelva sus peticiones de asilo, que son solicitadas por motivos de persecución política o religiosa.

“Ahora, en este momento, están deportando masivamente a la gente que está llegando de Haití. El 89% de las personas que están llegando a la frontera son deportadas instantáneamente, rápidamente. Del 11% que sí pueden presentar un caso de asilo político en Estados Unidos, un 5% posiblemente vaya a ganar el caso. O sea que muy pocos de nuestros compañeros que están en la frontera van a poder quedarse en Estados Unidos. La razón es porque no tienen documentación para comprobar su caso migratorio aquí en Estados Unidos: cuando alguien busca un caso de asilo político tiene que comprobar el peligro que llevaba en su país, ataques del gobierno por cuestiones políticas o religiosas”, afirmó Sánchez.

En su análisis del fenómeno migratorio en la frontera, tanto lo que ocurre en el límite con Texas como con Arizona, el abogado dijo que se está viendo “una ola muy grande” de inmigrantes haitianos que “buscan refugio” porque “su país se ha quedado sin recursos, se ha quedado pobre, con corrupción”. “Recientemente, asesinaron al presidente de Haití, se vive una inestabilidad tremenda en la que los trabajadores de los Consulados de Estados Unidos y de México no salen a la calle sin seguridad por el peligro que existe. También acaban de tener un temblor muy grande. Cuando no es un temblor son tormentas, huracanes, que se topan con la isla. Los haitianos están bajo un stress muy tremendo”, enumeró.

Al mismo tiempo, agregó el abogado especialista en inmigración, el Presidente Biden realizó “en el último mes” cambios en su política de deportaciones y además continúa vigente la aplicación del llamado Título 42, por el que desde 2020 se deporta inmediatamente a los emigrantes por motivos sanitarios, a causa de la pandemia, con el argumento de resguardar la seguridad nacional.

“Originalmente no estaban deportando por la Regla 42 a la gente que llegaba a pedir asilo. Después empezaron a deportarlos, luego pararon y ahora están de nuevo deportando. Ese cambio de procesos llevó a decir a la gente ‘ahora no están deportando’ y empezaron a llegar miles de haitianos al sur de Texas. Y todos hemos visto las imágenes recientes (de policías fronterizos enlazando los emigrantes para capturarlos), algo increíble. Y no solo son las imágenes, sino que lo que dijo un oficial de Inmigración hacia los emigrantes, hablando mal de ellos y de su país, que fue captado a través de un micrófono, es algo muy triste. Se va a investigar lo que dijeron los oficiales”, dijo Sánchez, entrevistado por Maritza L. Félix, fundadora y directora de Conecta Arizona.

A esta situación se suma la de los emigrantes que sí tuvieron la posibilidad de presentar su caso de asilo político ante las autoridades estadounidenses, pero deben aguardar la resolución de sus casos en México, al otro lado de la frontera, de acuerdo a lo resuelto por la Administración Trump y la reciente ratificación de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos. “Yo estoy completamente en contra de esa decisión de la Corte Suprema, creo que es injusta y que no atiende la intención en la cual se la debe llevar (a la medida), que es la de procesar los casos lo más rápidamente y ver a qué personas sí se les puede dar el asilo político”, consideró.

Sobre la demora en el procesamiento de las solicitudes de asilo por parte del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés), el abogado afirmó que los casos relacionados con la llamada resolución rápida (aquellos cuyo ingreso a Estados Unidos es aceptado y aguardan en territorio estadounidense la resolución) demora actualmente “unos de 2, 3, 4 meses, cuando años atrás se resolvían en el mismo día o en una semana”. “De ahí en adelante el caso tardaría unos 5 a 7 años en estar resuelto”, estimó.

“Los otros procesos también están atrasados, pero ahorita estamos viendo un cambio tremendo en cuanto a los recursos que está movilizando esta Administración (Biden) para procesar esos casos. La Administración anterior (Trump) quería rechazar todos los casos migratorios o que se tarden más, y usó la pandemia, por ejemplo, para poder llevar a cabo eso. Esta Administración está movilizando los recursos y cuando alguien mete una petición ante USCIS, la cuota que se paga es para que se pueda procesar el caso. La Administración anterior cambió esas cuotas de procesar los casos, movilizó los recursos no para procesar las aplicaciones sino para buscar una forma de rechazar las peticiones. La Administración Biden cambió esto. Entonces, por ejemplo, un caso de residencia en Phoenix se estaba tardando de 12 a 18 meses en la Administración anterior y ahora estamos hablando de 6 a 8 meses. Igual en Tucson, están procesando las solicitudes muy rápido”, comparó.

El experto en inmigración, además, consideró que a nivel general “los políticos están usando esta crisis en la frontera para atacar cualquier opción de una reforma migratoria” en el Congreso. Y consideró que la última semana de septiembre “será clave en cuanto a cualquier posibilidad de la reforma migratoria”, como parte de los paquetes de medidas que están siendo estudiados y que prevén la legalización para miles de migrantes que siguen viviendo en Estados Unidos en ‘las sombras’. “Los Republicanos ya decidieron que no van a votar a favor de nada. Hay dos senadores centristas demócratas que tienen que decidir si pueden negociar con el grupo de Bernie Sanders, que quiere incluir más de 3.5 billones (de dólares) en un paquete. En las próximas semanas se va a decir si se va a hacer algún cambio migratorio”, anticipó.

También Sánchez cuestionó las medidas de los gobernadores de Texas y de Arizona en relación a sus políticas migratorias. “Los políticos tratan de beneficiarse de las crisis que crean o hacer que esas crisis se vean peor en vez de analizar cómo encontrar una solución. Por ejemplo, lo que vimos del gobernador (de Texas) que envió cientos de patrullas a la frontera; lo hizo porque va a tener una primaria y deberá enfrentar un candidato muy fuerte, entonces está usando (la crisis en la frontera) para decir ‘miren todo lo que estoy haciendo para proteger a los texanos’ (de los inmigrantes). Lo mismo que el gobernador de Arizona, que mandó una carta diciendo lo que estamos viendo en la frontera: es 100 por ciento porque tiene aspiraciones políticas”, cuestionó.

Finalmente, el abogado experto en inmigración señaló que Estados Unidos comenzó a aprobar los permisos de trabajo correspondientes a la Visa U, reservada –según indica USCIS- para “las víctimas de ciertos crímenes, que han sufrido abuso físico o mental y brindan ayuda a las agencias de orden público y gubernamentales en la investigación o prosecución de actividades criminales”.

“La gente que tiene la aplicación de la Visa U está viendo ahora que están empezando retroactivamente con quienes tienen la aplicación pendiente. Ahorita están aprobando los permisos de trabajo para las personas que aplicaron en 2015; cuando terminen con los de 2015 van a avanzar retroactivamente. Hubo retrasos tremendos cuando se aprobó esa medida y ahora ya están avanzando. Van a avanzar, no van a ser 6 años de espera. Estamos esperando que avance 2015 y que, en el próximo año, a todas las personas que tienen la Visa aún pendiente les llegue su permiso de trabajo. Son a las personas que ellos crean que sí tienen un caso que pueda ser aprobado por medio de la Visa U. Si el oficial de inmigración dice ‘este paquete está completamente mal y no veo posibilidades en el futuro que sea aprobado’ no les va a aprobar el permiso de trabajo”, señaló.


Migrantes en Nogales marcharon, a ambos lados de la frontera, para pedir un mejor trato y no ser “invisibilizados”

Familias de inmigrantes que se encuentran a un lado y otro de la frontera estadounidense-mexicana en el área de las ciudades limítrofes de Nogales, tanto en Sonora (México) como en Arizona (Estados Unidos), realizaron el sábado 25 de septiembre una marcha para pedir a las autoridades de ambos países un mejor trato hacia los migrantes que llegan a la frontera para pedir asilo y que en la mayoría de los casos son rechazados y enviados a otro país.

El director de Educación e Incidencia de la Iniciativa Kino para la Frontera, Pedro de Velasco, dijo que el objetivo de la movilización fue que estas familias de migrantes quieren dejar de “ser invisibles” en medio de esta crisis que se vive en la frontera. En la movilización también reclamaron la restauración del asilo como opción para los migrantes que lo solicitan y la reapertura de la frontera entre ambos países, cerrada hace un año y medio y que afecta no solo el tránsito entre ambos países sino también la economía, especialmente del lado estadounidense.

“No queremos ser invisibles más tiempo, no queremos pasar desapercibidos. Aquí estamos, aquí seguimos y queremos que se restaure el asilo, queremos que se abra la frontera. Eso están pidiendo las familias de migrantes en la frontera”, señaló De Velasco en declaraciones a La Hora del Cafecito, el programa de radio de Conecta Arizona, y dijo que el reclamo afecta no solo del lado de Nogales en Sonora sino también a la ciudad homónima en Arizona, porque “finalmente Nogales es uno dividido por el muro fronterizo”.

En la marcha, impulsada por la Iglesia Católica por la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado que se celebra el último domingo de septiembre, participaron líderes religiosos de ciudades de Arizona (Nogales, Phoenix y Tucson, entre otras) y de California, Indiana, Michigan e Illinois, entre otros Estados, además de líderes de organizaciones que brindan asistencia humanitaria a los migrantes, como Kino para la Frontera, que impulsa la inmigración entre Estados Unidos y México “de una manera justa, humana y viable”.

En su análisis de la situación actual de la frontera, donde miles de migrantes que llegan en busca de asilo son rechazados y deportados, De Velasco señaló que “comunidades como Nogales, que es una sola, dividida por un muro fronterizo, por una frontera, están sufriendo por este cierre, que se trata de justificar con el tema de la pandemia pero que en realidad es un absurdo porque califican lo que es esencial y lo que no es esencial, quién puede cruzar y quién no puede cruzar”.

“Se habla de un cierre fronterizo, pero si alguien es ciudadano estadounidense puede entrar y salir como ‘Pedro por su casa’. Si estamos hablando de un residente legal permanente, también. Pero una persona que está huyendo de su país porque sufre persecución o violencia, o porque teme por su vida, no es esencial, se tiene que quedar del otro lado de la frontera. Por eso se pide que se abra la frontera y se restaure el asilo, ambas cosas”, planteó, entrevistado por Maritza L. Félix, fundadora y directora de Conecta Arizona.

“Partimos del hecho de que se está viendo a los migrantes, a los refugiados, como un problema que se tiene que resolver. Y esa no es la realidad. Tenemos que verlos como lo que son: hermanos y hermanas que merecen ser acogidos, respetados y amados. Ese es el punto crucial de todo esto”, agregó De Velasco al analizar las detenciones y deportaciones de migrantes a los que se les niega el pedido de asilo y, por lo tanto, son expulsados o deben permanecer en México en albergues generalmente.

“Si bien actualmente no vemos a los migrantes por cientos como hace un mes o dos, que estaban a la espera de poder presentar su solicitud de asilo ante el gobierno de Estados Unidos, sí todavía hay muchas familias que llevan meses esperando (la resolución de sus casos)”, explicó De Velasco, y dijo que se debe no solo a que la frontera está cerrada al cruce no esencial hace más de un año sino también porque Estados Unidos, con el llamado Título 42, desde 2020 deporta inmediatamente a los migrantes por motivos sanitarios relacionados con la pandemia, con el argumento de resguardar la seguridad nacional ante el avance del covid-19.

“Con el Título 42 se utiliza la pandemia como excusa para cerrar las puertas de Estados Unidos a las peticiones de asistencia y protección humanitaria. Hoy, si una familia de migrantes provenientes de Centroamérica o Sudamérica se acerca a la frontera de Estados Unidos pidiendo en el puerto de entrada que le den la oportunidad de presentar su caso de asilo, si dice que está viviendo una situación de persecución y violencia y que no puede regresar a su comunidad de origen o país porque la matan, la respuesta que está dando ahorita Estados Unidos es: ‘no, por la pandemia’”, explicó.

“Esa frustración que están experimentando las familias migrantes es lo que también obliga a muchos a tomar la decisión de cruzar por el desierto, arriesgando su vida. Se arriesgan a saltar por el muro porque, ante la imposibilidad de hacerlo por la vía legal, solicitando asilo al llegar al puerto fronterizo, están tratando de internarse (en el desierto) y hacerse detener por la Patrulla Fronteriza para intentar entonces pedir asilo por esa vía, sin saber que lo que está sucediendo es que bajo este mismo Título 42 también los están expulsando en cuestión de una hora o dos, sin escuchar su reclamo de asilo”, agregó De Velasco.

“Los expulsan de manera inmediata a México sin importar que sean o no mexicanos. Y aquí está lo que ha cambiado y por lo que vemos menos migrantes en Nogales: una vez que son expulsados bajo el Título 42, Migración Mexicana los recibe y a quienes no son mexicanos los sube a un autobús, los traslada a una estación migratoria en Hermosillo (Sonora) y de ahí los ponen en un avión directo hasta Tapachula, Chiapas, para ser expulsados a Guatemala, sean o no guatemaltecos”, describió el representante de Kino para la Frontera.

En este punto, De Velasco insistió en que se trata de “invisibilizar a los migrantes”, por lo que no se ven miles de personas como sí ocurre en otros puntos de la frontera Estados Unidos-México, como en Texas, por ejemplo. “¿Por qué no vemos aquí en Nogales cientos de migrantes esperando? Porque Migración Mexicana ahorita se está encargando de hacer este trabajo sucio, como una extensión del Título 42, enviando a todos lo más lejos de la frontera para invisibilizarlos, para que no se vean”, comparó.

Este es uno de los motivos, dijo, por el que se realizó la marcha el 25 de septiembre, porque “muchos de los migrantes se encuentran en Nogales por meses esperando una oportunidad para poder solicitar asilo, una protección a la que tienen derecho bajo las leyes no solo de Estados Unidos sino también por los tratados internacionales que suscribió Estados Unidos”. “No digo que se les dé el asilo a todos, pero que por lo menos escuchen sus casos, que escuchen ese reclamo de protección humanitaria”, sostuvo.

Iniciativa Kino para la Frontera es una organización binacional católica, jesuita específicamente, que trabaja a ambos lados de la frontera, en Nogales, y que ofrece asistencia humanitaria a los migrantes que llegan por cualquier motivo. “El acompañamiento va más allá porque en Estados Unidos también buscamos incidir en las leyes, en las políticas de control migratorio, para tratar de hacer un sistema más justo y humano, que reconozca la dignidad de los migrantes, porque muchas veces se tiende a deshumanizar a la migración”, señaló De Velasco.

El referente de la organización también cuestionó “esa costumbre de ver a los migrantes como un problema que se tiene que resolver, hablar de los flujos migratorios y olvidar que son personas que por motivos alarmantes se ven forzadas a dejar sus comunidades de origen”. “No es que un día, de buenas a primeras, alguien dice: ‘Sabes qué, este lugar donde yo nací y me crié, y donde está mi familia, lo voy a dejar atrás porque se me antoja’. Claro que no. Hay diferentes motivos que obligan a una persona a dejar todo lo que conoce y ama, y que tiene que ver con la violencia, la persecución, la falta de oportunidades. Hay que reconocer estas causas estructurales. Y, sobre todo, hay que trabajar con las comunidades migrantes si es que realmente queremos llegar a una solución”, concluyó.


Advierten sobre el aumento de casos del virus del Nilo Occidental, causado por la picadura de mosquitos

Las autoridades de salud pública del Condado Maricopa advirtieron sobre los crecientes casos de muertes debido al virus del Nilo Occidental, causado por la picadura de mosquitos, por lo que llamaron a “no bajar la guardia” y tomar las precauciones correspondientes, especialmente para evitar la acumulación de agua en recipientes que puedan servir como criaderos del insecto. Así lo afirmó Jhoana Molina, portavoz del Departamento de Salud Pública del Condado Maricopa, en declaraciones a La Hora del Cafecito, el programa de radio de Conecta Arizona.

Según el Departamento de Servicios de Salud del estado, en lo que va del año Arizona tuvo 123 casos y cuatro muertes (el último caso fatal fue el de un exdetective de la Policía de Tempe), la mayoría en el Condado Maricopa. Molina dijo que las cuatro muertes hasta ahora registradas “son demasiadas a comparación de otros años” ya que, por ejemplo, en 2020 se reportaron en todo Arizona –no solo en un condado- 11 casos de este virus y solo dos muertes.

“Es demasiado porque no se reportan tantas muertes. Este es un número que no se miraba desde hacía mucho tiempo. Entonces, es importante que no bajemos la guardia porque parece que los mosquitos están por todos lados”, señaló Molina, entrevistada por Maritza L. Félix, fundadora y directora de Conecta Arizona.

La portavoz de Salud Pública también dijo que una persona puede contagiarse de este virus sin haberse dado cuenta porque “8 de 10 infectados no van a desarrollar síntomas”. De todos modos, explicó que los síntomas son fiebre, dolor de cabeza y de coyuntura, vómitos, diarrea y la picazón en el área donde picó el mosquito. Las autoridades de salud, sin embargo, afirmaron que las personas mayores y las que tienen el sistema inmunológico debilitado son “más propensas a padecer enfermedades fatales”.

“No quiere decir que, con algunos de estos síntomas, ya tienes el virus del Nilo Occidental, porque muchos de estos síntomas se parecen a otras enfermedades. Pero lo que sí puedo decir es que si en este caso están presentando síntomas que no son normales, hay que hablar con un doctor para que revise y haga alguna prueba, no hay que esperar, ni automedicarse, ni autodiagnosticarse”, recomendó.

Una de las razones del aumento de la presencia del mosquito, según la portavoz, podría ser el aumento de las lluvias en este año en comparación con 2020, durante una de las temporadas de monzones más secas. “Entonces, el agua obviamente nos ayuda, pero también trae otras consecuencias, entre ellas que el agua estancada crea mosquitos y los mosquitos son los portadores del virus”, sostuvo.

Molina, en este sentido, dijo que la prevención se puede realizar con la eliminación de agua estancada en recipientes de las casas (porque allí los mosquitos ponen sus huevos) y el uso de repelentes para mosquitos, de ropa de manga larga al momento de exponerse al aire libre (para proteger brazos y piernas) y de telas mosquiteras en puertas y ventanas, entre otras medidas.

“No hay una forma de decir ‘mira ese mosquito, es el portador de tal virus’, porque a veces ni cuenta te das. Sí hay formas de prevenir que un mosquito te pique, porque los mosquitos son portadores de diferentes enfermedades. Por ejemplo, usar el repelente si vamos a salir. Hay gente que, porque está bajando la temperatura, porque la temperatura está empezando a cambiar en las tardes o en las mañanas, sale a caminar, que es algo que no hacemos mucho aquí por el calor. Es importante, si vamos a salir, usar el repelente de mosquito”, afirmó.

“También es importante remover el agua estancada, aunque no haya llovido en tu casa o en el área. Si tiene bebederos de agua de mascotas, hay que cambiar el agua constantemente para que no se críen esos mosquitos. Esto incluyen las albercas, que son un peligro también si no se limpian constantemente. Son cosas que podemos hacer al diario y si todo el mundo hace eso en su casa se evita el criadero de mosquitos y este tipo de enfermedades”, agregó.

“Si vas a abrir las puertas de tu casa, mucha gente acostumbra tener las puertas mosquiteras. En ese caso, hay que asegurarse que estén bien selladas; lo mismo con las ventanas. Eso evita que entren los mosquitos a tu casa. También se puede usar la ropa de manga larga ligerita, porque sabemos que con el calor no puedes andar de abrigo. Pero sí puedes cubrirte bien”, completó la portavoz de Salud Pública.

Molina, finalmente, dijo que el virus del Nilo Occidental solamente se contagia con la picadura del mosquito y no por proximidad con otra persona, como el caso del coronavirus. Más información en https://www.maricopa.gov/4322/Salud-Pblica